Dramático rescate de dos hermanos dominicanos en aguas del estrecho

La pequeña embarcación zarpó ayer en la tarde desde un caserío costero, en la localidad de Guairabo. Una lancha de la Armada acudió en su auxilio. Justo al momento de subir a la unidad naval de salvamento, la chalupa se hundió en el océano.

Una temeraria acción protagonizada por dos hermanos extranjeros pudo haber tenido un desenlace trágico, de no ser por la oportuna intervención de una nave de la Armada de Chile, que ayer en la tarde los rescató, en medio de las tempestuosas aguas del estrecho de Magallanes.

De acuerdo a lo informado por la institución naval, el rescate marítimo fue llevado a cabo por personal de la Capitanía de Puerto de Punta Arenas, respecto de dos personas que se adentraron a las aguas del estrecho en momento en que el intenso viento registraba rachas de más de 90 kilómetros por hora.

A las 15,20 horas fue recibido el llamado de emergencia emanado desde el retén policial de Agua Fresca donde se daba cuenta que un pequeño bote había zarpado desde el sector de Guairabo, a la altura del kilómetro 24 de la Ruta 9 Sur, en el que navegaban dos hermanos de nacionalidad dominicana, quienes fueron identificados posteriormente como Luis Wilfredo Puertoreal, de 21 años y un menor de 16 de iniciales L.R.P.

Producto de las inclementes condiciones meteorológicas imperantes, el frágil bote fue llevado mar adentro, sin que sus tripulantes pudieran retornar al borde costero por sus propios medios, permaneciendo ambos jóvenes en situación de evidente riesgo e intentando mantener la estabilidad de la pequeña nave de madera, a unos 2 kilómetros de la costa.

Providencial fue la llegada de la Lancha de Servicio General (LSG) Ona, la cual zarpó a las 15,25 horas, logrando avistar el bote tras una hora de búsqueda por el área señalada. Fue precisamente a las 16,33 horas, al momento en que los hermanos abordaron la embarcación de rescate de la Armada, que el bote en el que se mantuvieron con vida cedió ante los embates del furioso oleaje, hundiéndose en el estrecho.

Tras la milagrosa salvada, la autoridad marítima constató que ambos jóvenes se encontraban en buen estado de salud, y a eso de las 18 horas la unidad recaló en un muelle menor de Avenida 21 de Mayo, siendo recibidos por el oficial de servicio acompañado de una patrulla de la Policía Marítima. En el lugar también se encontraban los familiares de los jóvenes, no siendo necesario su traslado al Hospital Clínico.

La Prensa Austral

Facebook Comments