1.300 vehículos abandonados serían retirados de las calles en abril

Punta Arenas se ha caracterizado a nivel nacional por la limpieza de sus parques, calles y avenidas, pero existe un silente enemigo que se ha comenzado a apropiar de varios puntos de la ciudad: los vehículos abandonados. Por este motivo es que en abril de este año cerca de 1.300 vehículos van a ser retirados de las calles y posteriormente convertidos en chatarra.

Para poder llevar esta tarea la Municipalidad de Punta Arenas dispondrá de 40 millones de pesos, donde el primer paso para lograr este objetivo será la licitación de los traslados de estos vehículos hacia el corral municipal, ubicado en la Avenida Los Generales. En este espacio se almacenarán durante un tiempo para luego ser convertidos en chatarra y posteriormente vendidos.

Recordemos que hace menos de un mes el municipio anunció la ampliación en dos hectáreas del terreno ubicado en el Barrio Industrial, iniciativa que permitirá la incorporación de más de mil nuevos vehículos a este terreno.

Cementerio de chatarras con ruedas al aire libre

Esta realidad se ve reflejada en varias esquinas y terrenos baldíos de nuestra comuna, en las que estos vehículos yacen desmembrados y oxidados en pleno centro de la ciudad, fruto del olvido de sus dueños o el aprovechamiento de algunos inescrupulosos, quienes buscan sacar provecho de sus piezas y venderlas como repuestos.

Son dos los principales factores que provocan esta gran cantidad de automóviles abandonados en diferentes lugares de Punta Arenas se deben a las facilidades regionales que existen para adquirir este tipo de transporte, lo que los hace muy económicos y por ende accesibles a todos los bolsillos y el descuido de los dueños, quienes los dejan estacionados a las afueras de sus viviendas por largos periodos de tiempo, sin realizarles ningún tipo de mantención.

Pero no sólo estos automóviles afean la ciudad, según indica el alcalde Claudio Radonich, sino que se transforman en un foco de incendios y delincuencia “nuestros vecinos quieren vivir en una ciudad limpia y segura, pero estas estructuras no aportan en nada a eso. Además hemos tenido varios casos en que finalmente terminan incendiados o siendo utilizados para diversas actividades fuera de la ley”.

La Prensa Austral

Facebook Comments