Vecino del barrio “18” ofertó un riñón en redes sociales tras su difícil situación económica

Un desesperante drama afirma vivir Néstor Andrade Gazzo, quien ha tenido que destinar el dinero guardado
para pagar la casa que arrienda en exámenes y operaciones de su esposa, a quien se le detectó un cáncer el mes pasado,
motivo por el cual decidió poner en venta el vital órgano, llegando a recibir ofertas por hasta $15 millones.

Un panorama angustioso y desalentador vive por estos días un vecino del barrio 18 de Septiembre, del sector surponiente de Punta Arenas, quien ante una serie de dificultades de carácter económico y bajo la desesperación del momento decidió en la tarde del miércoles poner en venta uno de sus riñones por medio de las redes sociales, tentativa por la cual le ofrecieron incluso la suma de 15 millones de pesos.

La publicación rezaba lo siguiente: “Por motivos de plata ya que con lo que gano no me alcanza, he decidido vender unos de mis riñones. Lo hago porque estoy pasando por un mal momento económico, estoy hasta el cuello, he buscado otras alternativas y nada me ha resultado, así que tomé la determinación de que como les comenté de vender unos de mis riñones para poder solucionar mis problemas económicos y poder salir de esto de una vez por todas”.

Néstor Andrade Gazzo, quien reside hace más de 30 años en Magallanes, es padre de tres hijos (19, 16 y 15 años) y abuelo de una pequeña nieta, y desde hace unos meses ha tenido que lidiar con gastos inesperados a raíz de dos cánceres que le fueron detectados a su esposa, por lo cual debió desembolsar grandes sumas de dinero para costear las respectivas operaciones, dejándolo -como él dice- en la “bancarrota”.

“En los días que estuve fuera de mi trabajo, acompañando a mi señora, la empresa donde trabajo me los descontaron y este mes de agosto estoy viviendo con 200 mil pesos, y con eso tengo que sustentar a toda mi familia por un mes y además pagar el arriendo de la casa”, relató a La Prensa Austral.

Como factor adyacente de esta situación, el trabajador que se desempeña como maestro carpintero para la constructora Salfa, ha tenido que vivir la realidad de muchos magallánicos respecto al elevado costo que tienen los arriendos de propiedades en la región, debiendo en la actualidad casi dos meses ante los contratiempos inadvertidos.

“Lamentablemente por el tema de la operación de mi señora tuve que sacar del banco la plata que tenía destinada para pagar la casa para que ella se pudiera hacer sus exámenes, porque hace un mes le detectaron un cáncer, al igual que el año pasado. Yo me vi en la obligación de hacer esa publicación porque ahora estoy pasando por una situación económica complicada. Acá en Punta Arenas la misma gente que busca arriendo ha sido la culpable de que los dueños de las casas se aprovechen de la necesidad de la gente que anda buscando casa”, agregó.

Pese a que en primera instancia se mostró convincente en su determinación, sus hijos y su esposa al enterarse de la publicación lo hicieron recular, al indicarle que aquella oferta podía ser constitutiva de algún delito, y que al vivir con un solo riñón le implicaría asumir mayores riesgos y quizás un costo mayor.

“La verdad es que nunca se me pasó antes esto por la mente, pero ayer (miércoles) cuando me di cuenta que no podía conseguir dinero en ninguna otra parte, y el hecho de que todavía no he podido pagar lo que me falta, me llevó a tomar esta decisión sin consultarle a mi familia. Pero cuando se enteraron mi señora y mis hijos, no estuvieron muy de acuerdo”, aseveró.

Ante esto, el afligido trabajador apeló a la solidaridad de la comunidad magallánica, solicitando cualquier tipo de ayuda o bien algún segundo empleo que le pueda aflojar la carga que lleva sobre sus hombros, con el fin de poder proveer a sus seres queridos ante una complicada situación de la cual nadie está libre.

La Prensa Austral

Facebook Comments