Alcalde Claudio Radonich: “No estoy interesado en ser gobernador regional”

– Frente al hito mundial de 2020, el jefe comunal afirmó que “vamos a tener la mirada de todo el mundo en nuestra ciudad y eso es mucho más trascendente que un cargo”.

Impuntual debido a las muchas actividades y reuniones a las que debe asistir, pero feliz y repuesto luego de sus merecidas vacaciones. Así nos recibe en su oficina del Palacio Montes el alcalde de la comuna de Punta Arenas Claudio Radonich Jiménez, en una mesa de trabajo lateral, ya que su escritorio está repleto de carpetas y documentos en las cinco bandejas que tiene dispuestas para ello. Y aunque sabemos que no es uno de sus lugares predilectos, lo llevamos a la arena política, para conocer las proyecciones futuras de este nuevo pero emblemático rostro de la derecha local.

– ¿Sigue tomando distancia del gobierno regional, como declaró en algún momento?

– “He mantenido la distancia correcta con el gobierno regional porque son gestiones completamente independientes. Hay una muy buena comunicación con el intendente Fernández, con los seremis, con los directores de servicio pero cada uno tiene un rol distinto. Mi pega es velar por el bienestar de 130 mil habitantes”.

– Pero ambas gestiones responden a una misma visión de país. Siguen un mismo referente ideológico…

– “Cuando se hace gestión de ciudad, la ideología queda guardada. Cuando uno quiere tener mayor seguridad, o cuando quiere tener mejor salud o mayores coberturas, eso trasciende a los temas políticos partidistas. Por eso es que quiero ser súper claro: yo soy alcalde de 130 mil habitantes de Punta Arenas y a ellos me debo”.

– Su victoria en las elecciones municipales fue histórica. Fue el regreso de una mirada al Palacio Montes.

– “Yo creo que la gente que votó por mí lo hizo por otras razones que no fueron políticas”.

– ¿Cómo cuáles?

– “Tuve el honor de ser intendente de esta región años antes y pude demostrar que en seis meses se pueden hacer muchas cosas. Yo creo que eso fue muy importante porque tuve la posibilidad de conocer mucha gente, que pudo conocerme y ver mi forma de trabajo, donde justamente de lo que menos hablo de política, porque este tipo de cargos es para trabajar con todos”.

Término de su mandato

– Se vienen tiempos de decisiones. ¿Hacia dónde posaría la mirada fuera del trabajo comunal?

– “Estoy enfocado en ser alcalde hasta el último día de mi mandato que termina el 5 de diciembre de 2020. Queda bastante tiempo pero tenemos que ir avanzando en la gran cartera de proyectos que tenemos por más de 6 millones de dólares en la ciudad. Todos con distinto tipo de avance. Estamos muy preocupados del tema vivienda para los vecinos, esos son los temas trascendentes. Nuestra ciudad no es tan equitativa como quisiera y eso es algo en lo que estamos trabajando”.

– ¿Y no cree que como gobernador regional podría impulsar soluciones más globales a este tipo de problemas de la gente?

– “No, porque son temas totalmente distintos. Además viene el tema de los 500 años. Yo no vivo pensando en la próxima elección. Mi gestión termina el 5 de diciembre y hasta ese día voy a estar trabajando a mil y no tengo tiempo ahora para pensar qué puedo hacer en tantos años, porque eso depende de muchos factores”.

– Pero en un plano hipotético…ser gobernador regional quizás no es un desafío tan grande, porque ya conoce el cargo.

– “Si me estás preguntado si estoy interesado en ser gobernador regional, la respuesta es no. Porque coincide con la elección municipal en octubre. Y días antes de eso, vamos a estar conmemorando los 500 años de la primera vuelta al mundo. Que es una fecha muy especial y la ciudad tiene que seguir funcionando con normalidad”.

– ¿Y si el partido se lo pide? ¿ Iría a la reelección?

– “No. El 21 de octubre es cinco días antes de la elección municipal. Los reyes de España no vendrían a acompañarse de personas que están en contingencias electorales, por protocolo. Un mes antes tendría que suspender el ejercicio de mis funciones como alcalde. Entonces en ese momento cúlmine, cuando vamos a estar con la mayor carga de trabajo, con la responsabilidad de que todo salga perfecto, no se puede pensar en una elección. Los 500 años tienen que salir perfectos. Eso obliga a pensar en algo que quizás para el político tradicional no es tema, pero para mí sí lo es. La responsabilidad de que nuestra ciudad salga al mundo de verdad. Por este hito mundial vamos a tener la mirada de todo el mundo en nuestra ciudad y eso es mucho más trascendente que un cargo”.

– ¿Y después de los 500 años?

– “Evaluaremos. Pero esa decisión la veré el próximo año con total calma. Hoy mi fuerza y energía está concentrada en apurar proyectos. Una de las cosas más frustrantes que enfrento como alcalde son los tiempos, por la lentitud propia que tiene el Estado. Por eso no es tan extraño que cada tanto vaya a Santiago para poder apurar un trámite y simplificar los procesos. Porque lo que estamos haciendo es construir una ciudad que se prepare para los próximos 100 años y no para la próxima elección”.

Su partido: RN

– ¿Está completamente alejado del trabajo partidista?

– “Yo soy militante de RN, formo parte de Chile Vamos, pero como alcalde tengo la responsabilidad de abocarme en cuerpo y alma a mi gestión. Y a lo mejor algunas personas de mi sector creen que mi pega es ser comentarista político, sentarme en un café y ver qué pasa con el resto y jugar como si esto fuera un tablero de ajedrez. No tengo ni tiempo ni ganas y nunca ha sido mi estilo de trabajo. Eso es lo que marca la diferencia y que a muchas personas de mi sector no les gusta. Todo el trabajo que se ha realizado en el área salud, servicios, cultura, todas estas cosas que a lo mejor para algunos no es trascendente, pero sí genera un cambio para nuestros vecinos”.

– ¿Se aleja del devenir político por algunas prácticas que se dan, como las atribuidas a la diputada Sandra Amar, de intervenir en nombramientos, acusación que en algún momento también le hicieron a Ud? ¿Cree que son temas que enlodan la gestión municipal?

– “Al principio presenté propuestas de nombres que a mi entender eran capaces de enfrentar ciertas responsabilidades. Mi responsabilidad llega hasta el momento de la propuesta. Pero el juego de imponer por imponer, no. Y son parte de las prácticas. Si lo que uno espera del gobierno, de la coalición, es que las personas propuestas sean las más probas y las más capaces y que tengan expertise para los cargos. Por eso he tenido problemas al interior. Cuando uno es jefe uno tiene una responsabilidad. Y de repente se confunde lo que es amistad con las capacidades técnicas para cargos. Y no es un error de este gobierno. Ha sido histórico. Y por lo mismo, por algunos nombramientos que he hecho he tenido la crítica de mi propio sector”.

– Y acorde al cariño que le tiene a la región, ¿ha pensado en representar sus intereses desde un nivel más central, desde el Congreso por ejemplo?

– “Este es un tema que de tiempo en tiempo surge. Cualquier decisión que vaya a tomar lo haré en el momento adecuado que no es ahora. Pero siempre hay muchas posibilidades, como soy abogado tengo varias opciones en las que también podría trabajar. Pero me encanta la función pública. De las cosas más lindas que he tenido en la vida ha sido ser intendente de esta región y ahora tener el honor de ser al alcalde de esta ciudad, pero todo tiene su tiempo. Pero por ahora estoy abocado a esta misión”.

Trascendencia
de los 500 años

Sin duda alguna una de sus mayores preocupaciones es la celebración de los 500 años. “Esta es la mejor excusa para pedirle al gobierno central que invierta más acá”, plantea. “Es un trabajo que venimos haciendo desde 2017 en forma muy concienzuda. Prácticamente un puerta a puerta en el norte, gracias al cual ahora todos hablan de los 500 años”.

Por esta razón se acercó al intendente José Fernández a explicar la importancia que tiene el traslado del museo de sitio de la Nao Victoria. “Porque corresponde además reconocer el esfuerzo que ha hecho la familia Mattassi en la construcción de las réplicas”, expresó. Agrega que así lo entendió el ministro Monckeberg (Vivienda y Urbanismo) cuando conoció la idea y se comprometió a ayudarnos a apurar los procedimientos. “Sería una verdadera joya que las podamos tener en el estrecho para la conmemoración de los 500 años”, apostó.

“Voy a seguir con la misma pasión preocupado de los bacheos, las viviendas, la limpieza y la seguridad pero también de que nuestra ciudad llegue al 2020 en una posición de privilegio. De repente mi estilo no calza con algunos políticos más tradicionales. No soy ‘besa manos’ tampoco. Yo creo que hay personas que creen que son dueños de la región o de la ciudad, pero yo nunca he sido así. Yo salí electo justamente por los vecinos que buscan todo lo contrario a ellos”.

La Prensa Austral

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*