Fallo ordena al Estado gestionar cirugía del niño Javier Vera Garnica en Hospital de Boston

La Corte de Apelaciones reprocha “las actitudes erráticas y diversas, ante situaciones similares desplegada por el Estado, las que evidentemente han vulnerado la garantía del derecho a la vida de un niño de tan sólo 12 años de edad”.

Este 6 de diciembre, el niño magallánico Javier Vera Garnica, alumno de séptimo básico de la Escuela Hernando de Magallanes, debió haber ingresado a uno de los pabellones del Boston Children’s Hospital, en Estados Unidos, para ser sometido a una compleja cirugía cardiaca. Sin embargo, la serie de reveses que debió enfrentar la familia para financiar la operación que costaba más de 120 millones de pesos, obligaron a postergar el procedimiento para enero o febrero próximos. El caso terminó siendo judicializado, luego de que la madre, Joana Garnica, interpusiera un recurso de protección ante la Corte de Apelaciones en contra de las autoridades sanitarias, representadas por el Ministerio de Salud, la dirección del Hospital Luis Calvo Mackenna, del Servicio de Salud Magallanes, y la seremi de la cartera en esta región.

Coincidentemente ayer, la sala de la Corte de Apelaciones emitió su pronunciamiento en relación a este dramático caso humano, luego de que el viernes de la semana pasada se realizara la vista de la causa y los alegatos de las partes involucradas.

El fallo acogió la presentación legal de Joana Garnica Villegas, en favor de su hijo Javier Vera Garnica, ordenando al Estado de Chile gestionar la cirugía del niño en el Hospital de Boston.

Al respecto, se dispusieron las siguientes acciones para reestablecer el imperio del derecho con el objeto de asegurar la recuperación de la salud para el estudiante pueda continuar con vida:

a) Que, se disponga la emisión de los antecedentes y certificados necesarios para la atención del niño en el Boston Children’s Hospital, por parte del Hospital Luis Calvo Mackenna.

b) Que, se coordine, ipso facto, por el Servicio de Salud Magallanes, la postulación a los fondos del Programa “Ayudas Técnicas y Servicios de Apoyo para personas en situación de discapacidad” por parte de la madre de Javier.

c) Que, se coordine por parte de la autoridad o unidad que determine el Ministerio de Salud, organizadamente, debiendo realizar todos los procedimientos pertinentes para coadyuvar la ejecución de las acciones decretadas, impedidos de excusarse en dificultad o inconveniente de alguna de ellas.

Hechos claros y concretos

En este caso, sala de la Corte de Apelaciones constató los siguientes hechos de manera clara y concreta:

a) Que el niño Javier Vera Garnica, lleva esperando 12 años por una decisión médica que le permita tratar la patología declarada;

b) Que el Estado es el encargado de coordinar la ejecución de las acciones de salud para proteger el bienestar de ésta para con sus habitantes;

c) Que existe el programa con fondos que permite financiar la intervención del niño Javier, y así extender su vida, en condiciones más seguras y concretas, como también la calidad de la misma, en la ciudad de Boston en los términos ofrecidos por el Boston Children’s Hospital que ya ha ejecutado esta operación en otra paciente magallánica;

d) Que, el Estado no ha dado cuenta de una alternativa al trasplante en nuestro medio, incluso siendo requerido directamente por medio de oficio.

Actitudes erráticas

El principal fundamento del fallo, reprocha “las actitudes erráticas y diversas, ante situaciones similares desplegada por el Estado, las que evidentemente han vulnerado la garantía del derecho a la vida de un niño de tan sólo 12 años de edad, el que está consagrado en el artículo 19 N°2 de la Constitución Política del Estado, constituyendo una amenaza a su integridad física, con evidente aflicción psíquica que se ha extendido por más de doce años sin hacer operativa una solución eficiente y permanente, así como también la de protección a la salud por las razones antes dichas, esto es, la negativa a operativizar una solución por parte del Estado en condiciones que ya han aplicado respecto de otro ciudadano en situación de aflicción similar y con costos similares en la misma institución médica extranjera que ya ha prestado la eficiente solución, motivos más que suficientes para acoger el presente recurso”.

Concluye, señalando que “además la negativa que reprochamos y se considera arbitraria, es también en el entendido que el ejercicio de los derechos conculcados, le han dificultado en demasía su calidad de vida, al punto de traspasar límites intolerables”.

Cabe consignar que el pasado lunes 3 de diciembre, Javier Vera celebró sus 13 años de edad.

El fallo fue pronunciado por el ministro Marcos Kusanovic, la fiscal judicial (s) Connie Fuentealba y el abogado integrante Carlos Contreras, quien actuó como redactor.

Este veredicto podría ser eventualmente apelado ante la Corte Suprema.

Be the first to comment

Deja un comentario