Impactante persecución a tiros de conductor que era requerido por microtráfico

Una cinematográfica persecución policial impactó a los vecinos de los sectores centro y sur de Punta Arenas pasado el mediodía de ayer. El episodio se originó luego de que un conductor hizo caso omiso a un control rutinario, dándose a la fuga.

El sujeto, identificado como Roberto Chávez Castro, se desplazaba a bordo de un station wagon Chevrolet, Trooper, por calle Errázuriz, quien al divisar la presencia de funcionarios de la Brigada Antinarcóticos y Contra el Crimen Organizado de la Policía de Investigaciones (PDI) en la intersección con calle 21 de Mayo, en pleno centro de la ciudad y a plena luz del día, se puso nervioso, y determinó emprender la huida hacia el poniente, embistiendo a dos detectives que se ubicaron delante del vehículo.

La explicación de tan temeraria conducta tiene que ver con que el individuo registraba una orden de detención pendiente emitida por el Juzgado de Garantía de Punta Arenas, por su presunta autoría en un delito de microtráfico de drogas. Lo anterior, implicó que un carabinero de Fuerzas Especiales que se encontraba próximo al lugar abriera fuego con su arma de servicio, disparando a los neumáticos del móvil, errando en dicho propósito.

La huida y persecución, alertó a otros medios policiales, tornándose a ratos caótico el escenario. Y, es que a diferencia de otras comunas del país, los magallánicos no están acostumbrados a presenciar balaceras, ni menos en un sector tan concurrido como las inmediaciones de la Plaza de Armas.

El conductor se dirigió hacia el poniente y luego hacia el sur, dejando a su acompañante en calle Balmaceda, para luego iniciar un prolongado escape por diversas arterias de la ciudad, siendo perseguido en todo momento por la policía uniformada que con las balizas encendidas y el ruido de las sirenas lo conminaban a detener el vehículo, lo cual incumplió en todo el trayecto, no respetando la luz roja de varios semáforos ni las señaléticas de tránsito, poniendo en riesgo la vida de transeúntes y otros conductores.

Más disparos

Los policías hicieron otros disparos, los cuales dieron en la parte posterior del station wagon color rojo, el cual luego de recorrer el barrio Chilote, retornó al barrio 18 de Septiembre, donde logró ser interceptado por una patrulla de la PDI, en calle Francisco Javier Reyna, entre las calles Paula Jaraquemada y Lastarria.

En el lugar, el conductor fue reducido y esposado, en un procedimiento donde participaron más de diez vehículos fiscales y resultando uno de ellos con cuantiosos daños en su carrocería tras colisionar con el vehículo conducido por el requerido. A la postre, fueron tres los funcionarios de la PDI que resultaron con lesiones de diversa consideración, dos de ellos por atropello y el tercero por la colisión.

El jefe de la Brigada Investigadora de Robos, subprefecto Julio Caro, señaló que “el personal al ver la forma arriesgada y osada que tenía este individuo al no querer detenerse producto de las insistentes órdenes por parte de la policía, se tuvo que disparar a los neumáticos con la finalidad de poder detenerlo y por cuanto podía existir algún peligro para terceras personas”.

El detenido fue trasladado a constatar lesiones al hospital y durante esta jornada deberá comparecer a audiencia en el Centro de Justicia, donde será formalizado.

La Prensa Austral

Be the first to comment

Deja un comentario