Ingeniero forestal reemplaza a trabajadora social al frente de la intendencia de Magallanes

“El ministro (Rodrigo) Ubilla me llamó telefónicamente”, admitió a La Prensa Austral la nueva autoridad, en alusión a
la confirmación de su nombramiento como tercer jefe de gobierno regional austral de la administración de Sebastián Piñera.

Finalmente el gobierno de Sebastián Piñera puso fin a la agonía política de María Teresa Castañón. Ayer le confirmaron que no seguía en el cargo de intendenta de la Región de Magallanes. El ministro del Interior (s), Rodrigo Ubilla, le aceptó la renuncia, al igual que al gobernador provincial de Magallanes, Nicolás Coogler.

El que se autodespidió fue el gobernador de la Provincia Antártica, Juan José Arcos.

A través de sus redes sociales compartió un comunicado informando que dejaba el cargo y agradecía la confianza del Presidente Sebastián Piñera. Horas después, él mismo se encargó de desmentir su alejamiento confirmando que se mantenía al frente de la gobernación más austral de Chile.

Lo de la hasta ayer intendenta Castañón era cosa de días. Aunque algunos restaron asidero, incluido algunos medios, el sábado 26 de enero, La Prensa Austral tituló: “Ante inminente destitución, Castañón sacó todas sus cosas de la intendencia y se restó de la agenda pública”.

Dos semanas después, justo el día en que la trabajadora social y militante de Renovación Nacional cumplía 7 meses en el cargo, lo anticipado por la publicación de LPA se hacía realidad.

Atrás quedó un 11 de julio de 2018, cuando la ministra de Gobierno, Cecilia Pérez, resaltaba en Punta Arenas las fortalezas de la nueva intendenta: “En términos políticos, sociales y de gestión es justamente lo que se requiere en este momento en la Región de Magallanes”. Lo dijo al empoderarla en el cargo, que finalmente sólo alcanzó a ejercer durante 216 días.

Reemplazaba al arquitecto Christian Matheson, que apenas pudo ejercer como intendente 122 días. Pero al dejar la llamada “Moneda chica” dijo algo que terminó siendo como una predicción: “La solicitud de mi renuncia es una mala señal para Magallanes”

Eludió a la prensa

Ayer la intendenta Castañón cumplió parte de su agenda, hasta las 14 horas, momento en que se retiró a almorzar.

Al regreso a la oficina el ambiente estaba políticamente convulsionado. Ya todos sabían que le habían pedido la renuncia. Igual contestó algunas llamadas, como la del presidente regional de Renovación Nacional, Gabriel Vega, quien le expresó su cariño, respetos y agradeció su gestión.

Cerca de las cuatro de la tarde los medios de prensa esperaban una declaración oficial. Finalmente esa “cuña” no llegó porque María Teresa Castañón prefirió abandonar su oficina, bajando por una escalera de caracol que da directo a una puerta de calle del frontis de la intendencia, ubicada a unos metros de Waldo Seguel.

Seguramente afligida por todo lo ocurrido con su persona, optó por no enfrentar a la prensa, lo que recién podría suceder hoy, cuando asista a la ceremonia de cambio de mando, y se despida públicamente de la comunidad.

Los medios de prensa se mantuvieron firmes a la espera de conseguir una versión oficial de la vocera de Gobierno, Alejandra Muñoz. Esto finalmente tampoco sucedió, ya que habría recibido instrucciones del nivel central de no hablar y sólo distribuir el comunicado de prensa que emanó de La Moneda.

“Ahora sí me llamaron”

Confirmando a La Prensa Austral que estaba designado para asumir el cargo de intendente, el hasta hoy seremi de Agricultura, José Fernández Dübrock, dijo: “Ahora sí me llamaron”, en alusión a que el lunes 4 de febrero, cuando su nombre sonaba fuerte para este cargo, respondió a este medio que nadie lo había contactado oficialmente.

“El ministro (Rodrigo) Ubilla me llamó telefónicamente para decirme que estaba nombrado como intendente”, y de paso confirmó que la asunción del cargo será en horas de esta mañana.

Anticipó que habrá otros cambios, pero que recién se confirmarán una vez que esté en plena posesión del cargo.

Renovación Nacional

El presidente regional de Renovación Nacional, Gabriel Vega, atribuyó la salida de su camarada Castañón a un cambio que era inminente, porque habían evaluaciones del nivel central, “no obstante todos saben que es facultad del Presidente de la República”.

Vega entiende que se viene el segundo tiempo del gobierno, “y la idea es avanzar en el programa y concretar las obras que están comprometidas por parte del Presidente Piñera”.

Ayer en la tarde se contactó con María Teresa Castañón. Le transmitió que estaba tranquila y con ganas de tomar unos días de descanso, “porque me indicó que tuvo una labor ardua y ya sabía lo que se venía”.

También llamó al nuevo intendente, José Fernández, quien le dijo que habló con la ex autoridad y le confirmó que hoy asistiría al traspaso del cargo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*