Por proteger a perrita abandonada, mujer fue detenida en su lugar de trabajo y llevada con esposas al tribunal

En las afueras de su casa el gemido de una pequeña cachorra que se encontraba embarrada, mojada y con una visible baja de peso conmovió  a una mujer que decidió ingresarla a su hogar, darle de comer y lavarla.

El animal no tenía collar ni ningún elemento de identificación que permitiera dar con su dueño, por lo que Consuelo Díaz Lobos, 26 años, técnico en turismo con mención en buceo recreativo publicó en las redes sociales y en el portal de una emisora FM una fotografía de la cachorra y su Facebook para que la contactaran. Vecinos le relataron que era habitual que abandonaran cachorros en el lugar.

Al día siguiente procedió a comprarle un collar y un arnés para sacarla a pasear por los alrededores. Encariñada con el animal decidió llamarla “Paine”. Luego de esperar tres días (el 19 de marzo) la llevó al veterinario, ya decidida a quedarse con el animal que se encontraba -de acuerdo a la Ley de Tenencia Responsable- en un estado de abandono. Lo anterior se lo confirmó la médico veterinaria que desparasitó al pequeño animal de dos meses y chequeó su estado de salud.

“La veterinaria comprobó que no tenía chip, que se encontraba sin vacunas, con parásitos y además con baja de peso” manifestó.

Allí mismo le abrió su libreta de atención veterinaria, llamándola oficialmente como “Paine”.

También quedó concertada la próxima visita para el lunes 25 de marzo para suministrarle sus primeras vacunas e instalarle el chip.

Sin embargo, el domingo 24, como todos los días sacó a pasear a la cachorra. A dos casas de su hogar un hombre le dijo que la perra era de él, que tenía una fotografía que así lo comprobaba y que la había perdido el 14 de marzo. Sin embargo no tenía inscrito el animal como lo establece la ley, ni  carné sanitario.

Ante ello retornó con la pequeña “Paine” a su casa y la dejó al cuidado de sus amigos mientras ella iba a trabajar (se desempeña como garzona en un restaurante de la ciudad).

Detención policial

Estando en su trabajo le dijeron que personal de Carabineros la andaba buscando. Al ser conminada a entregar la perrita les dijo que “no la iba a devolver porque sufría una tenencia irresponsable” por parte de quien decía ser su dueño.

Ante ello carabineros le dijo que estaba en calidad de detenida y procedió a trasladarla en un carro policial hasta el cuartel de la Segunda Comisaría de Carabineros, donde permaneció toda la tarde y la noche del domingo hasta el mediodía del lunes cuando fue presentada ante el Juzgado de Letras y Garantía de Puerto Natales.

En el intertanto efectivos de Carabineros, con una orden judicial, procedió a forzar la puerta de su casa y retirar el animal y entregárselo al supuesto dueño.

Llegó esposada al tribunal

En el Juzgado de Letras y Garantía de Puerto Natales la mujer -que llegó esposada- fue formalizada por receptación, quedando en libertad sin medidas cautelares y con un plazo de investigación de tres meses.

Al recordar el episodio dijo que “me siento mal, humillada, pasada a llevar por todos los organismos que deben velar porque las leyes se cumplan. Siento que yo que me apegué a la ley y quise acoger a una perrita que estaba abandonada, según lo que establece la Ley de Tenencia Responsable. Por querer adoptar a una cachorra se me llevó a juicio a mí, y no a la persona que estaba infringiendo la norma -que es el supuesto dueño de  la perra- siento que la justicia no fue justa, me privó de libertad, me  tuvo encarcelada 24 horas. Me enfrenté a un juicio público, entraron por la fuerza a mi casa y sufrí escarnio al ser detenida en mi lugar de trabajo frente a mis compañeros y a los clientes del restaurante por el simple hecho de querer cumplir con la ley y tener un gesto humanitario”.

Situación injusta, indigna y humillante

Calificó su detención como arbitraria y que las instituciones que deben administrar justicia le hicieron vivir una situación injusta, indigna y humillante por el solo hecho de “apegarme a la Ley que ellos mismos dicen que se tiene que cumplir”.

Hoy lamenta además que la investigación se prolongue por tres meses, porque ello le impedirá tomar acciones legales para poder recuperar a “Paine. “Mi intención es recuperarla. Ha sido como perder parte de mi familia, porque se formaron lazos que serán muy difíciles de romper”.

La Prensa Austral

1 Comment

  1. espero que la justicia que haga un seguimiento a la perrita y vea como lo trata el que dice ser su dueño porque parece teber santo en la corte por lo rapido que funciono la justica

Deja un comentario